domingo, 5 de octubre de 2008

Disidente


Se atrevió a criticar aquella caterva de aduladores… y le tacharon de envidioso y resentido.

No era capaz de comprender las vacías alabanzas que cada leve movimiento del líder provocaba en aquel endogámico conjunto de rastreros lacayos.


Sincero.


Sus éxitos no le hicieron cambiar… y le acusaron de soberbio y prepotente.

Su humildad impedía que se rebelase ante tamaña injusticia.

Prefería dejar que cada cual asumiese sus posiciones convencido de la inutilidad de corregir actitudes tan erróneas como aquellas crueles descalificaciones sin fundamento.


Coherente.


Resaltó las contradicciones en el ideario asumido por la mayoría, inercia, sin análisis alguno… y fue tildado de submarino, descalificado sin piedad, aislado, proscrito.

Difícil asumir una contradicción tan evidente entre los que se autoproclamaban defensores de la libertad.


Perturbador.


Sabía como nadie poner el dedo en la llaga.. y se granjeó la enemistad de los más ignorantes que, curiosamente, eran los que manejaban los hilos en la sombra para hacerlo caer.

¡Qué ironía!, individualmente tomados eran perfectamente válidos y capaces pero considerados en grupo se diluía su presencia y desaparecía la razón y la lógica.

Parecía que nadie quisiera comprender sus críticas constructivas y menos aún apoyarse en ellas para mejorar la materia tratada.


Analítico.


Se sentía fuera de lugar, como una planta trasplantada a un terreno baldío y estéril.

Su coherencia y la firmeza en los planteamientos que defendía le convirtieron en un peligroso elemento que amenazaba la integridad de aquella gran mentira en la que todo acabó siendo fachada.


Íntegro.


Escuchaba el eco lejano de otras voces similares, solitarias, en lucha contra ese cruel destino de uniforme mediocridad pretendiendo imponerse. Ahora sabe que no está solo en la pelea.


Conciliador.


Vigilante y observador.

Enemigo de corrillos alimentados por las miserias ajenas.

Comprometido y eficaz.

Marcada personalidad.

Sociable y precavido.

Celoso de su vida.

Con ganas de volar.


Buscando… su camino entre las nubes.

2 comentarios:

  1. ovario_6@gmail.com8 de octubre de 2008, 0:25

    malditas nubes.....las muy putas se deshacen al pisarlas....

    ResponderEliminar